Entrevista de Louise T. Mason.

Ir abajo

Entrevista de Louise T. Mason.

Mensaje  Louise T. Mason el Dom Jun 26, 2011 6:00 pm


1.- ¡Bienvenido seas al circo! – risas alegres e infantiles. Desde su lado del escritorio agita sus brazos alegremente - ¡Yo soy Nimmersatt Beelzebub, pero todos me llaman la Glotona Insaciable! – No se nota gracias a su máscara, pero una demencial sonrisa se ha posado en sus labios – ¿Cómo te llamas y por qué viniste a trabajar al circo?

Sentado con las piernas cruzadas, recostado en el asiento, examinando a la joven vestida de modo tan estrambótico según los estándares de la vida normal. Su rostro se mantenía impasible, interesado grandemente en lo que se le decía. Un interesante nombre para una interesante chica. Encantador- Un placer conocerla, señorita Insaciable. -Inclinó la cabeza hacia adelante, posando su mano izquierda en su hombro derecho, como una reverencia sentada. Miró directamente a los celestes ojos ajenos con su globo ocular en señal de respeto- Mi nombre es Louise T. Mason. - Se forzó a sonreír para lucir amable, logrando una mueca ligeramente siniestra. Falta de práctica. - T de Timothy. Bueno...- Descruzó las piernas, apoyándose en su mano derecha.- Me encuentro aquí por diversión. Creo que un ser con mis -bufó- Peculiaridades es perfecto en un lugar así.

2.- Ahhh~ Interesante… - comentó mirando al techo, gesto que, obviamente, dejaba notar que no le interesaba en lo absoluto lo que le acabas de contar. Te mira con expresión aburrida, haciendo un puchero bajo la gruesa tela de su mascarilla – Y bueno… ya que estás aquí por eso… ¿Cuánto pesas? – inquiere con mayor interés y levantándose de su silla – Pobre de que reacciones mal.

Parpadeó, sorprendido. No esperaba que la chica mostrara interés. De hecho, le hubiera extrañado que lo hiciera. Pero...Lo que le llamó la atención a ella fue una de las cosas que a él si le gustaría saber. En serio. Carraspeó suavemente, pensando sus posibilidades y razones de ser de ella....¿Será que lo de Glotona Insaciable era más que un nick cariñoso...? El olor a sangre tan familiar no hacía más que confirmar las sospechas floreciendo en su cerebro. Y eso no hacía más que aumentar su curiosidad - 65 kilogramos, señorita. -Expresó, evitando demostrar la vorágine de sus pensamientos, creyendo que su curiosidad podría costarle claro. No mencionó más nada.-

3.- …No es tanto… pero tampoco es poco – mira de un lado a otro. Las pesadas cadenas que trae encima suenan con cada paso que da, acercándose hacia ti. Se queda parada a tu lado y te mira despectivamente ¿Cómo reaccionas? –

No dice nada. Se queda mirando a la figura que se acerca. El olor a sangre aumenta. Traga, sintiendo el antojo de nuevo. Tenía un apetito diferente al que podría satisfacer en la feria del lugar. Está extremamente interesado en ese lugar. Si esa era la encargada, no podría esperar a conocer al resto. Si lo aceptaban, claro. Sino...Bueno. En el pueblo necesitaban un doctor.

4.- Hmmm… Anonee~ Si te doy a elegir entre una cortaplumas, una muñeca sin cabeza, un alambre de púas o un patito de hule ¿Qué elegirías? – alza una mano y pokea tu sien. Su mano es más gélida que el hielo y te causa mala espina –

Aumenta su sonrisa, inquieto. Esa mano es tan helada como las zarpas de un muerto. Dura como los guijarros de los despeñaderos marinos.- Dependiendo de su utilidad y fin que quiera aplicar, querida señorita. -Ignorando el pokeo, inicia una explicación sobre su elección- Si desea tomar un baño o causar pánico, sería ideal el patito de hule. El alambre de púas es fantástico para atar a personas desobedientes o delimitar parcelas. -Cerró su ojo, contando mentalmente. El pokeo empezaba a irritarlo ligeramente. Su sonrisa seguía allí.- La muñeca sin cabeza es un perfecto instrumento decorativo. Y, finalmente y mi definitiva decisión, el cortapluma es el arma perfecta. Pequeña y eficaz. -Inspiró profundamente, volviendo a abrir su ojo-

5.- - Mientras respondes toma tu mano y alza tu brazo, comenzando a pokearlo. Tienes ganas de inquirir el porqué lo hace… ¡Adelante! ¡Hazlo! –

- Señorita, no me molesta que usted me toque, en serio -La verdad no tenía paciencia suficiente para ella. Pero, era mejor morderse la lengua. Asintió, acomodándose para que a la otra no le incomodara el pokearlo.- Solo que me pica la imaginación el conocer la razón de suu...-Sonrió suavemente- Investigación.

6.- ¿Eh~? – parpadea un tanto y vuelve su atención hasta ti – Veía qué tal estabas de contextura. Sería horrible que fueras puros huesos. – Carraspea un poco y vuelve a su tono risueño – Bueno~ siguiente pregunta ¿Soledad o multitud?

- Curioso. - Al parecer ella no era la única que examinaba a las personas. Era una mala costumbre propia que había adquirido. Observar. Aprender. Conocer. Primero, observó su interés en su apariencia física. Segundo, aprendió que poseía gustos bizarros y sospechaba que era peligrosa. Ahora, estaba en el proceso final. Conocerla para tratarla como se debía. Lo que sabía le inquietaba. Solo sospechas.- La soledad sana el alma pero, la multitud la exalta y enaltece. -Suspiró, aclarando al darse cuenta de la retórica empleada.- Prefiero la soledad con gente cercana y la multitud entre desconocidos~

7.- Ahhh… Que desperdicio – se encoge de hombros ante tu respuesta – Pensaba que eras diferente… ¿qué se le va a hacer? – rueda los ojos y se sienta sobre su escritorio, tirando la bola de hierro al final de las cadenas que trae encima sobre el mismo. Te da curiosidad el porqué las trae encima ¿le preguntas o no? –

Cada uno en su sitio. Cada quién con su carga. Sus ganas de conocimiento no eran el suficientemente intensas como para hacer algo tan peligroso como era el preguntar. Las interrogantes pueden ser mal interpretadas o respondidas con falsa información. Se limito a memorizar su forma, adivinar el modo en que fueron forjadas y admirando secretamente al artista.- Si usted dice que soy igual, aquí debe haber gente miserable - Uno de sus famosos intentos de ser divertido y gracioso. No muy efectivos.-

8.- - Te observa con el ceño fruncido para decir - ¡No te interesa! – y se cruza de brazos infantilmente. Suelta un extenso suspiro y ladea un tanto la cabeza, mirándote fijamente de la cabeza a los pies - … … ¿Negro, azul, rojo, blanco o naranja? – suelta sin más. –

- Violeta si estuviera entre las opciones. -Se estaba acostumbrando a los arranques de la joven así que hizo caso omiso al berrinche de corta duración, su sonrisa desaparecida del rostro desde un par de preguntas atrás- Negro, rojo y blanco como mi uniforme, ojo y persona. Sobretodo el blanco. Como un lienzo listo para pintar con los colores de la miseria y la vida -Refiriéndose a la propia, manchada de negros y rojos, lejos de los tonos cálidos del naranja. Cruza las piernas de nuevo.-

9.- - Sus preguntas te tienen confundido, es tu turno de preguntar. ¿Aprovechas o no? –

Lo que más le extrañaba no eran las preguntas ni la naturaleza de la chica. No, eso estaba bien, parecía bastante normal para él. Lo que le traía la cabeza boca abajo era la razón esencial tras este interrogatorio bizarro. Se guardó la pregunta porque no quería arruinar la sorpresa, se dijo, era mejor dejar que ella lo revelara. Si lo decía, genial. De lo contrario, se decepcionaría y ya. Allí no había peligro. En cambio, si preguntaba...Las posibilidades eran inagotables. Esperó a que continuara, acomodando el nudo de su corbata, pasando el rato.

10.- - Ignora si le quieres preguntar algo. Mira sus uñas para luego decir – La última pregunta ¿alondra blanca, cuervo o algún otro animal?

- Lobo gris. -Eso no lo tuvo que pensar.- Es simple. Son animales feroces y salvajes. Viven en lo más profundo del bosque. Los machos que son expulsados de la manada, cazan solos. Y solo se acercan a una familia lobezna para retar al jefe. Aparearse o buscar la calidez del grupo -Habló rápidamente, encantado. Desviaba la mirada hacia la pared derecha, como recordando algo. Su voz poseía un tono soñador, el rostro feliz sin sonreír.- Algo parecido a la soledad entre multitudes. ¿No crees? -Parpadeó hacia la chica-

11.- - Ante tu respuesta se baja de un salto de su escritorio y te obliga con una fuerza sobre humana a que te pongas de pié, – Debes irte, ahora. – dice con frialdad. Su voz suena doble por alguna razón y más baja que en momentos previos. Comienza a empujarte fuera de la carpa - ¡Te llamaré! ¡Ahora vete!

De acuerdo. La manera en la que fue expulsado de la carpa le dió escalofríos. Por unos minutos creyó sentir miedo...Por lo desconocido. Bah, negó mientras se alejaba sin voltearse a mirar. Las estrellas adornando el cielo. La luna iluminando. Ignorantes al modo en que había sido despedido sin llegar a trabajar. Encogió los hombros, acomodando su bate otra vez en su espalda, dejado al lado del asiento durante la entrevista. Encontraría un trabajo casi tan interesante como ese. Podría hacer algo mejor. Se sujetó el estómago, hambriento. Sería médico a pesar de odiarlos. Un hilo de baba bajó por su comisura al pensarlo. Tendría muchas recompensas.

12.- ¡¡Oyeee!! ¡¡Esperaaa!! - te llama desde la entrada de la carpa y te sigue, extendiendo su mano hacia ti. Te mira con el ceño fruncido - ¡Cabeza de pollo! ¡Olvidaste entregar tu curriculum! ¡Dámelo ahora!

Se limpió rápidamente con el dorso de la mano, volteando. Por supuesto. Fue una equivocación de él. Tan metido estaba en su examén que ni se fijó en el peso adicional que era el delgado compendio de hojas, preparado poco antes de venir al lugar. Se lo tendió, suspirando. Tal vez la modificación de sus planes resultara innecesaria. Aún había esperanza de que su normalidad subnormal fuera tomada e consideración - Lo siento. Estaba pensando en platillos extravagantes~
avatar
Louise T. Mason

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 26/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevista de Louise T. Mason.

Mensaje  Nimmersatt Beelzebub el Dom Jun 26, 2011 10:21 pm

- Guarda el curriculum entre los pliegues de la ropa y le toma de las manos. A pasos lentos le insta a volver a la carpa del circo. Mientras van avanzando, comienza a decir - Que mente más perturbada ¡Que psicopatías acumuladas hay dentro de ti! Aquello que hay en tu cerebro, en tu interior... te seré sincera: Más que cualquier otro, has captado mi atención...- entran nuevamente a las oficinas administrativas y obliga al chico a sentarse en el sofá que previamente él había utilizado. Se paró frente al joven y, bajando su máscara para sonreír más, continuó hablando - Sabes que entrar a nuestro circo tiene un pequeño precio, ¿verdad? Espero que no te moleste que tome el pago inmediatamente, hehe~ - la misma bola que hacía de contrapeso en sus cadenas fue retirada de su sitio y abierta a la mitad dejando ver en el interior otra esfera, de tamaño más compacto, más pulida, más brillante. En un extremo esta tenía un contador - ... Es una simple intervención... Mas muy dolorosa. - Sin aclarar más alzó su mano y, con toda su fuerza, atravezó el pecho del pelinegro arrancando con su mano su corazón. Inmediatamente después introdujo en el espacio vacío la famosa "bomba de vida" que se ramificó en su sitio, devolviéndole la recién arrebatada al chico en cuestión.

El corazón real aún palpitaba en su mano. Sin perder más tiempo lo deboró por completo. Casi ni limpió sus labios luego de aquella acción, mas sí se dedico a relamer sus dedos despacio. Alrededor de su carita y parte de sus ropas quedaron manchadas del brillante líquido carmesí, haciendole adquirir un aire más demoníaco que el que cargaba encima... aún así, extrañamente, su expresión era la de una niña inocente que lame de sus manos el chocolate derretido. Aclaró su garganta un instante, volviendo a sonreír, para decir - Ya está~ ¡Bienvenido a nuestro circo! Desde hoy serás conocido como "El secreto carmesí"... - entrecerró sus ojos y, aún con esa afable sonrisa, ladeó su cabeza para seguir - ... Desde hoy formas parte del circo, y tu grupo son las bestias por lo que no te extrañes si hay mucha gente vigilándote. Por otro lado, también serás uno de los anexos y de diré, tienes un trabajo muy especial. Ve al cuarto del inferno y clama por mí~ Te explicaré detalladamente tu trabajo cuando vayas ¿vale?

Y recuerda sonreir eternamente para mí ¿está bien?


((El color será entregado inmediatamente))

_________________
avatar
Nimmersatt Beelzebub
Admin

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario http://darkworldcircus.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.