Entrevista de Wang Yao

Ir abajo

Entrevista de Wang Yao

Mensaje  Wang Yao el Dom Jun 26, 2011 9:24 pm


1.- ¡Bienvenido seas al circo! – risas alegres e infantiles. Desde su lado del escritorio agita sus brazos alegremente - ¡Yo soy Nimmersatt Beelzebub, pero todos me llaman la Glotona Insaciable! – No se nota gracias a su máscara, pero una demencial sonrisa se ha posado en sus labios – ¿Cómo te llamas y por qué viniste a trabajar al circo?

Su decisión había sido completamente firme, al punto de ahora verse a sí mismo en la oficina de la que manejaba el dichoso circo. Fue tan necesario que si bien la idea parecía tonta, el trabajo si era muy necesario. Observaba el lugar con curiosidad, exaltándose cuando fue sacado bruscamente de sus pensamientos por una voz alegre e infantil. Abrió sus ojos con sorpresa, evitando lanzar su típico chillido al asustarse y mirar a la muchacha con la abundante cabellera azul frente a sí.

Le analizó rápidamente con la mirada antes de contestar.-Mi nombre es Wang Yao aru.- sonrió de forma leve, muy seguro de sí mismo.-Vengo a trabajar aquí porque realmente lo necesito aru.-y no quiso entrar en más detalles. Si uno iba a trabajar en ese lugar era porque realmente lo necesitaba, justo como era su caso. No pensaba contar toda la historia del porque estaba en ese lugar, de ser así terminaría aburrimiento a la directora del circo y eso era lo menos que buscaba en ese preciso instante.

2.- Ahhh~ Interesante… - comentó mirando al techo, gesto que, obviamente, dejaba notar que no le interesaba en lo absoluto lo que le acabas de contar. Te mira con expresión aburrida, haciendo un puchero bajo la gruesa tela de su mascarilla – Y bueno… ya que estás aquí por eso… ¿Cuánto pesas? – inquiere con mayor interés y levantándose de su silla – Pobre de que reacciones mal.

¿Pero que era eso? ¿No estaba prestando atención? ¡Pero que mal educada! Sus mejillas se inflaron suavemente mientras que su cejo, que en un principio demostraba un humor alegre, ahora se fruncía para demostrar que ese gesto por parte de la melena azul era de su desagrado. Si realmente deseabas contratar a alguien debías demostrar interés en ello, ¿no era asi? Internamente pensaba que ya las personas no eran tan…como antes, sin duda.

-¿Uh?-la pregunta captó su atención de forma rápida. ¿Por qué preguntaba esas cosas? No lo sabía, pero si era realmente necesario para obtener su trabajo entonces la contestaría, no había de otra.-Peso ciencuenta y nueve kilogramos aru.-contestó finalmente, luego de hacer memoria por unos poquísimos segundos de su peso, el cual era para algunos increíblemente bajo para lo que comía normalmente. Oh vamos, que tener un metabolismo rápido, acompañado de una rutina de artes marciales era lo que lo hacía estar en forma. No podían culparle por ello.

3.- …No es tanto… pero tampoco es poco – mira de un lado a otro. Las pesadas cadenas que trae encima suenan con cada paso que da, acercándose hacia ti. Se queda parada a tu lado y te mira despectivamente ¿Cómo reaccionas? –

Se le hizo de cierta forma, extraña la reacción ajena. No sabia que normalmente preguntaran cosas como esas a las personas para conseguir trabajo, mas el eco de las cadenas en la habitación hizo que se percatara de las mismas. ¿Cadenas? No era algo que se viese todos los días, menos en alguien que pretendía contratar a un empleado. La mirada fija de la glotona surtió cierto efecto en el asiático, que sonrio nerviosamente y miro a otro lado.-“M-me pregunto qué mirara aru.”-se cuestionó internamente, con un deje de nerviosismo reflejándose en su rostro.

4.- Hmmm… Anonee~ Si te doy a elegir entre una cortaplumas, una muñeca sin cabeza, un alambre de púas o un patito de hule ¿Qué elegirías? – alza una mano y pokea tu sien. Su mano es más gélida que el hielo y te causa mala espina –

El nerviosismo desapareció en cuestión de segundos, algo que era característico en él una vez le cambiaban el tema. Si bien no podía olvidar lo nervioso que esa muchacha le hizo sentir, podía cambiar de tema y dejarlo pasar, ¿verdad? Era algo lógico, según él. Los objetos a escoger todos eran extraños, cada uno más…especial que el otro. Una gota rodó por su sien ante los primeros dos, tragando saliva y rascando un poco una de sus mejillas, pensando rápidamente.-El patito de hule aru.-escogió automáticamente después de unos segundos.

Al lado de todos esos objetos el único bonito y digno de ser escogido por Yao era el patito, pues era el único prácticamente normal en la anormal lista dada por la directora del circo. Sus ojos se apretaron suavemente cuando le picó con su dedo, sintiendo un escalofrió ante lo helado de la mano ajena. ¿Acaso esa muchacha estaba muerta? No lo sabía, pero realmente era algo raro y de cierta forma, aterrador.

5.- - Mientras respondes toma tu mano y alza tu brazo, comenzando a pokearlo. Tienes ganas de inquirir el porqué lo hace… ¡Adelante! ¡Hazlo! –

-¡Aiyaa!-exclamó cuando su mano fue jalada de la nada, haciendo que alzara por completo el brazo que era picado por los gélidos dedos de la muchacha. En su rostro se notaba la confusión, toda provocada por el curioso pero poco común acto que cometía esta. No dudó ni un segundo en preguntar.-¿Q-qué estás haciendo aru?-preguntó lo más calmado que le fue posible, siendo que para el esas situaciones no eran lo que sucedía normalmente. Sus cejas de fruncieron sutilmente, intentando alejar su mano de la forma más sencilla y disimulada que le era posible. No deseaba ocasionar una molestia a quien le contraria, eso le restaría puntos a su favor.

6.- ¿Eh~? – parpadea un tanto y vuelve su atención hasta ti – Veía qué tal estabas de contextura. Sería horrible que fueras puros huesos. – Carraspea un poco y vuelve a su tono risueño – Bueno~ siguiente pregunta ¿Soledad o multitud?

Una vez su brazo fue soltado, pasó una de sus manos por el mismo, acomodando la tela rojiza de su changshang. Realmente esa joven era rara y hacia preguntas que realmente pensaba que no vendrían en una entrevista de trabajo común. Arqueó una ceja por lo extraño de la siguiente interrogante, pensándolo muy seriamente. No le gustaba estar solo y mucho menos, sentir esa sensación de soledad. Era incomodo y normalmente le hacía sentir de un ánimo que poco le agradaba. Y sobre la multitud…prefería ello antes que estar solo y sin pocos ánimos. ¡Además! ¡Las calles de China siempre estaban llenas de multitud! ¡Era algo de todos los días! Separó sus labios para contestar.-Multitud aru. Es mucho mejor que estar solo aru.-agregó lo último como su propia opinión personal sobre su contestación a la pregunta.

7.- Ahhh… Que desperdicio – se encoge de hombros ante tu respuesta – Pensaba que eras diferente… ¿qué se le va a hacer? – rueda los ojos y se sienta sobre su escritorio, tirando la bola de hierro al final de las cadenas que trae encima sobre el mismo. Te da curiosidad el porqué las trae encima ¿le preguntas o no? –

Una vez más, su rostro terminó formando una completa mueca de desagrado. ¡Que maleducada! No podía creer sencillamente que alguien con tal cargo en un circo, siendo su directora y jefa, actuase de una forma tan infantil y poco educada. Era una gran decepción para el chino, que esperaba toparse con una persona digna de respetar y que representase muy bien al circo en su totalidad. El ruido de la bola de hierro resonó en los oídos del asiático, que al oírlo llevó sus ojos hasta el lugar de donde salió el ruidoso sonido. ¿Era una bola de hierro? Oh, sí, recordaba realmente que ella tenía esas cadenas en las manos por un uso que desconocía. Aun así, no preguntó nada al respecto, no era de su interés en ese momento saber porque realmente traía puesta esas cadenas que podían llegar a limitar su movimiento (aunque en el caso de la glotona, parecía más adorno que algo para limitarle sus acciones).

8.- - Te observa con el ceño fruncido para decir - ¡No te interesa! – y se cruza de brazos infantilmente. Suelta un extenso suspiro y ladea un tanto la cabeza, mirándote fijamente de la cabeza a los pies - … … ¿Negro, azul, rojo, blanco o naranja? – suelta sin más. –

Pensó que la entrevista llegaría a su fin luego de esa pregunta, pero su error fue notable cuando la de pelo azul seguía observándole y pareciendo pensar en que mas preguntar. Esperó lo mas paciente que le fue posible, incomodando por esa fija y penetrante mirada que la muchacha poseía, haciéndole sentirse nervioso y por lo tanto, sonreír nuevamente de esa forma. Justo como lo pensó desde un principio, la muchacha lanzó una pregunta más. Era algo que no comprendió muy bien, es decir, ¿para que se necesita saber el color que a uno le gusta para un trabajo?-¡Rojo aru!-respondió sin pensarlo dos veces, ese era su color favorito.-Es mi color favorito aru.-dio a entender lo que era obvio, sonriendo un poco. ¡Amaba ese color! Tenía mucho significado para este y bueno…era el único color que realmente lograba cautivarle.

9.- - Sus preguntas te tienen confundido, es tu turno de preguntar. ¿Aprovechas o no? –
Sentado desde su lugar, seguía pensando seriamente si ya había terminado la entrevista. De ser así, era la más rara que había tenido en toda su vida. Podría atreverse a preguntar si ya había terminado pero eso sería de muy mala educación. Atinó a esperar un poco más, quizás pasaría un poco antes de que la jefa del circo se diera cuenta de que no tenía más preguntas que hacer. No perdía mucho con esperar, ¿o sí?

10.- - Ignora si le quieres preguntar algo. Mira sus uñas para luego decir – La última pregunta ¿alondra blanca, cuervo o algún otro animal?

En efecto, no había perdido nada con esperar y evitarse una pregunta hacia su interlocutora. Una nueva pregunta fue hecha y menos mal era la última. Esta si fue rara, más que la del color que le gustaba o la del patito de hule. ¿Un animal? ¡Fácil! ¡Era demasiado fácil! Sonrió un poco al llegar a la respuesta que no dudó en entregar.-Un panda aru~ -¿y que se podía esperar de él? Amaba los pandas demasiado y era algo obvio proviniendo de una persona de origen chino, ¿no es así? Solo pensar en ese animalito le hacía sentirse feliz. Los pandas (al menos para Yao) eran una de las cosas más tiernas que podían haber existido jamás.

11.- - Ante tu respuesta se baja de un salto de su escritorio y te obliga con una fuerza sobre humana a que te pongas de pié, – Debes irte, ahora. – dice con frialdad. Su voz suena doble por alguna razón y más baja que en momentos previos. Comienza a empujarte fuera de la carpa - ¡Te llamaré! ¡Ahora vete!

El salto le tomó de imprevisto, mas aun esa forma tan brusca y salvaje de sacar a alguien de su oficina. No pudo evitar lanzar un quejido de molestia ante la forma tan anticuada y poco ortodoxa de la “glotona” para sacar a alguien de su lugar. Sufriendo de un tic en una de sus cejas, se vio en la obligación de caminar hasta la salida y hacer equilibrio para no caerse por la brusquedad del empuje. En esos momentos agradecía que su equilibrio fuese bueno, pues seguramente hubiera caído de la forma más horrible al suelo.-R-realmente es maleducada aru.-suspiró con molestia, comenzando a alejarse del lugar pensando que no obtendría el empleo. Llegó a esa sencilla conclusión gracias a la forma tan brusca en la que le sacó del lugar.

12.- ¡¡Oyeee!! ¡¡Esperaaa!! - te llama desde la entrada de la carpa y te sigue, extendiendo su mano hacia ti. Te mira con el ceño fruncido - ¡Cabeza de pollo! ¡Olvidaste entregar tu curriculum! ¡Dámelo ahora!

Y una vez más, la chillona y aguda voz de la que le acababa de entrevistar hizo eco en sus oídos. Giró de forma automática, viéndole con una ceja levantada, la cual se frunció tan pronto escucho la forma tan poco agradable de dirigirse a él. ¡Tenia nombre, que fuera más educada no costaba! Parpadeó curioso cuando exigió su curriculum, teniéndolo justo entre sus manos. -Aiyaa, lo había olvidado aru.-y sin hacer resistencia ni decir nada mas, le entregó el curriculum con su información. Quizás y después de todo iba a ser aceptado para el trabajo. Una leve chispa de optimismo se hizo presente en el asiático, que realmente anhelaba tener ese empleo y asi, sacarse todos los problemas que poseía encima desde hace unos meses atrás.

[ http://darkworldcircus.forosactivos.net/t41-curriculum-de-wang-yao ]
avatar
Wang Yao

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 16/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevista de Wang Yao

Mensaje  Nimmersatt Beelzebub el Lun Jun 27, 2011 12:51 am

- Guarda el curriculum entre los pliegues de la ropa y le toma de las manos. A pasos lentos le insta a volver a la carpa del circo. Mientras van avanzando, comienza a decir - Buen corazón. Eres algo particular, joven asiático~ no queda mucha gente como tú... gente tan estúpida que se deja caer al averno por un par de billetes~...- entran nuevamente a las oficinas administrativas y obliga al chico a sentarse en el sofá que previamente él había utilizado. Se paró frente al joven y, bajando su máscara para sonreír más, continuó hablando - Sabes que entrar a nuestro circo tiene un pequeño precio, ¿verdad? Espero que no te moleste que tome el pago inmediatamente, hehe~ - la misma bola que hacía de contrapeso en sus cadenas fue retirada de su sitio y abierta a la mitad dejando ver en el interior otra esfera, de tamaño más compacto, más pulida, más brillante. En un extremo esta tenía un contador - ... Es una simple intervención... Mas muy dolorosa. - Sin aclarar más alzó su mano y, con toda su fuerza, atravezó el pecho del pelinegro arrancando con su mano su corazón. Inmediatamente después introdujo en el espacio vacío la famosa "bomba de vida" que se ramificó en su sitio, devolviéndole la recién arrebatada al chico en cuestión.

El corazón real aún palpitaba en su mano. Sin perder más tiempo lo deboró por completo. Casi ni limpió sus labios luego de aquella acción, mas sí se dedico a relamer sus dedos despacio. Alrededor de su carita y parte de sus ropas quedaron manchadas del brillante líquido carmesí, haciendole adquirir un aire más demoníaco que el que cargaba encima... aún así, extrañamente, su expresión era la de una niña inocente que lame de sus manos el chocolate derretido. Aclaró su garganta un instante, volviendo a sonreír, para decir - Ya está~ ¡Bienvenido a nuestro circo! Desde hoy serás conocido como "El Dragón Andrógino de Pirita"... Razones mías~ quiero reír~- entrecerró sus ojos y, aún con esa afable sonrisa, ladeó su cabeza para seguir - ... Desde hoy formas parte del circo, y tu grupo son los acróbatas. Dominarás el campo aéreo, puesto que tu acto será en la cuerda floja. Entrenarás junto a Narcissus para afinar esto. Por otro lado, también serás uno de los anexos. Te encargarás de la cocina y todo lo que se produzca en ella. Traeré a alguien para que te cosa el pecho...

Y recuerda sonreir eternamente para mí ¿está bien?


((El color será entregado inmediatamente))

_________________
avatar
Nimmersatt Beelzebub
Admin

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario http://darkworldcircus.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.