Entrevista a Feliciano Vargas

Ir abajo

Entrevista a Feliciano Vargas

Mensaje  Feliciano Vargas el Sáb Jul 02, 2011 10:39 pm


1.- ¡Bienvenido seas al circo! – risas alegres e infantiles. Desde su lado del escritorio agita sus brazos alegremente - ¡Yo soy Nimmersatt Beelzebub, pero todos me llaman la Glotona Insaciable! – No se nota gracias a su máscara, pero una demencial sonrisa se ha posado en sus labios – ¿Cómo te llamas y por qué viniste a trabajar al circo?

Entró al lugar con una suave y amistosa sonrisa, tratando de mantenerse calmado, aunque el palpitar de su corazón y el constante juego con sus manos demostraba su gran nerviosismo. De pronto, una risa lo hizo desviar su mirada a la joven que yacía frente a el, le pareció muy hermosa y eso lo distrajo hasta que escucho la pregunta, muy enérgico se sentó frente a ella e hizo una leve reverencia con la cabeza, para luego verla a los ojos. – Ciao, bella~ Mi nombre es Feliciano Vargas y eh venido desde Italia en busca de un lugar donde pueda conseguir dinero para ayudar a mis padres con los gastos de la casa y de ciertas medicinas

A pesar de el dolor de sus ojos, su sonrisa seguía en sus labios, mientras esperaba la siguiente pregunta.

2.- Ahhh~ Interesante… - comentó mirando al techo, gesto que, obviamente, dejaba notar que no le interesaba en lo absoluto lo que le acabas de contar. Te mira con expresión aburrida, haciendo un puchero bajo la gruesa tela de su mascarilla – Y bueno… ya que estás aquí por eso… ¿Cuánto pesas? – inquiere con mayor interés y levantándose de su silla – Pobre de que reacciones mal.

El italiano no comprendía la razón de aquella pregunta, pero no le molestaba responderla – Pues~ la última vez que me pesé, eran 64 kilos… quizá haya bajado un poco de peso luego del viaje – dijo, soltando una leve risa mientras se levantaba la camisa y se tocaba el estómago, mas luego recordó que era algo serio y se arreglo, diciendo algo nervioso – ¡D-disculpe!

3.- …No es tanto… pero tampoco es poco – mira de un lado a otro. Las pesadas cadenas que trae encima suenan con cada paso que da, acercándose hacia ti. Se queda parada a tu lado y te mira despectivamente ¿Cómo reaccionas? –

La miró detenidamente, el sonido de las cadenas le inquietaba un poco y le ponía nervioso, en algún lugar de su mente se le pasó por la cabeza que la chica las usaría para golpearlo o algo así… y eso lo hizo pensar que quizá lo mejor era salir corriendo. Sin embargo, pronto su atención se desvió al cuerpo de la chica y se sonrojó un poco, sonriendo agradablemente – en verdad es muy hermosa~ - murmuró despacio, casi para si. “Aunque me pone nervioso y me inquieta su máscara y esas cadenas”. Una risa nerviosa escapó de sus sonrientes labios.

4.- Hmmm… Anonee~ Si te doy a elegir entre una cortaplumas, una muñeca sin cabeza, un alambre de púas o un patito de hule ¿Qué elegirías? – alza una mano y pokea tu sien. Su mano es más gélida que el hielo y te causa mala espina –

Un leve escalofrío recorrió su cuerpo al contacto con aquella helada mano, la cual trajo a su mente el doloroso recuerdo del cuerpo sin vida de su querido abuelo, haciendo que su sonrisa aumentara torpemente, a la vez que sus ojos se llenaban de tristeza y cierta confusión ante la pregunta de la entrevistadora, a la cual respondió casi inconcientemente – Creo que… elegiría el patito de hule, porque es suave y es lindo, aunque rechina fuerte~ - rió un poco y luego suspiró – Aunque… una muñeca sin cabeza podría ser una buena compañera de viajes, quizá…

Pareció dudar un poco de su decisión, pero no quería ocupar tiempo extra, por lo que finalmente decidió que la mejor respuesta sería… - creo que tomaría al patito sin cabeza~… a-aunque esa no era opción, así que me quedo con el patito- Volvió a reír.

5.- - Mientras respondes toma tu mano y alza tu brazo, comenzando a pokearlo. Tienes ganas de inquirir el porqué lo hace… ¡Adelante! ¡Hazlo! –

Los toques de la chica le causaron cosquillas y lograron hacer que se retorciera soltando algunas risas, tratando de aguantarse – p-principessa~ p-por favor, no haga eso jjaja – siguió riendo, algo nervioso, pues no comprendía por qué la joven lo pokeaba y más aún ¿Qué tenía que ver eso con la entrevista y con trabajar en el circo?

Pero finalmente no preguntó y optó por apartar el mismo el brazo, lentamente. – V-vee~ c-con su permiso~- dijo, apartándolo finalmente.

6.- ¿Eh~? – parpadea un tanto y vuelve su atención hasta ti – Veía qué tal estabas de contextura. Sería horrible que fueras puros huesos. – Carraspea un poco y vuelve a su tono risueño – Bueno~ siguiente pregunta ¿Soledad o multitud?

La pregunta pareció incomodarle un poco, pues no deseaba admitir que se sentía incómodo estando solo, ya que nunca lo demostraba frente a los demás, después de todo estaba acostumbrado y no tenía de qué quejarse – Me… Me gusta la so-…- lo dudó un momento ¿Mentir? Lo había hecho antes, pero… quizá ahora debía decir la verdad – Me gusta la multitud~ sobre todo si están felices y si puedo hacerlos sonreir~ - respondió finalmente.

7.- Ahhh… Que desperdicio – se encoge de hombros ante tu respuesta – Pensaba que eras diferente… ¿qué se le va a hacer? – rueda los ojos y se sienta sobre su escritorio, tirando la bola de hierro al final de las cadenas que trae encima sobre el mismo. Te da curiosidad el porqué las trae encima ¿le preguntas o no? –

Se sintió avergonzado tras la contestación de la otra, creyó que hubiese sido más inteligente mentirle y decirle que si le gustaba la soledad, porque… al fin y al cabo, no solía mostrarse completamente real frente a los demás y eso le molestaba bastante.

De pronto, el sonido de la cadena volvió a sacarlo de su trance y desvió su atención a la bola de hierro con la que jugaba la chica y, riendo un poco, decidió preguntar – Nee~ ¿Y esa bola qué traes? ¿Es un juguete o algo así~? – Por desgracia, luego de preguntar se dio cuenta de que quizá no había sido su mejor idea.

8.- - Te observa con el ceño fruncido para decir - ¡No te interesa! – y se cruza de brazos infantilmente. Suelta un extenso suspiro y ladea un tanto la cabeza, mirándote fijamente de la cabeza a los pies - … … ¿Negro, azul, rojo, blanco o naranja? – suelta sin más. –

Le enterneció aquella reacción y soltó una leve risita, mas tan pronto como escuchó la nueva pregunta comenzó a pensar la respuesta certera – ¡Me gusta el blanco! Vee~ - … por desgracia, una vez más, respondió sin pensarlo demasiado.

9.- - Sus preguntas te tienen confundido, es tu turno de preguntar. ¿Aprovechas o no? –

Le parecían extrañas ciertas reacciones y preguntas que la entrevistadora le hacía, pues había pasado por varias entrevistas para obras teatrales y algunos actos especiales en uno que otro circo que llegara a su ciudad, pero nunca le había tocado una como esta, pues normalmente solo respondía unas preguntas, decía que papel interpretar y se iba con o sin trabajo. – D-disculpe~ ¿Qué tipo de trabajo podría tener yo aquí, según lo que va de la entrevista, bella principessa~? – Preguntó, curioso.

10.- - Ignora si le quieres preguntar algo. Mira sus uñas para luego decir – La última pregunta ¿alondra blanca, cuervo o algún otro animal?

Hace un puchero al sentirse ignorado, mas se ríe al imaginar lo raro que debe verse su rostro y, por esto, no escucha la pregunta completa, solo la palabra animal - ¿Animal?... – preguntó en voz alta, sin entender. Lo pensó un tiempo y, de pronto, su mente reaccionó - ¡Ah! ¿Mi animal favorito? Pues~ me fascinan los gatos, son muy tiernos y cariñosos, también me gusta ver como vuelan las aves ¡Los jilgueros cantan precioso, veee~! Pero sin duda, prefiero los gatos~ Nyaaa~ - junto con este último maullido imita la pose de un gato en dos patas tratando de golpear algo que cuelga.

11.- - Ante tu respuesta se baja de un salto de su escritorio y te obliga con una fuerza sobre humana a que te pongas de pié, – Debes irte, ahora. – dice con frialdad. Su voz suena doble por alguna razón y más baja que en momentos previos. Comienza a empujarte fuera de la carpa - ¡Te llamaré! ¡Ahora vete!

- ¡Ve! – Se levanta forzosamente, se ve algo asustado, más al escuchar las palabras de la joven que parecen retumbar en la habitación. Decide obedecer las palabras de su inquisidora y corre hasta la puerta - ¡E-Esperaré su llamado, bella principessa~! – gritó antes de salir, despidiéndose con una mano.

12.- ¡¡Oyeee!! ¡¡Esperaaa!! - te llama desde la entrada de la carpa y te sigue, extendiendo su mano hacia ti. Te mira con el ceño fruncido - ¡Cabeza de pollo! ¡Olvidaste entregar tu curriculum! ¡Dámelo ahora!

Se extraña ante aquella exclamación, pues estaba seguro de que había dejado las hojas de su curriculum... o lo estaba hasta que se dio cuenta de que lo llevaba en la mano con la cual se despedía de ella, lo cual solo lo llevó a decir – ups…-

Regresó corriendo a la oficina – ¡Veee! Disculpe si la hice enojar, bella signora~, cosas como esta me ponen algo nervioso – Dijo, mientras le entregaba los papeles del currículum. En el fondo no tan fondo de su ser quiere salir corriendo de allí, mas su curiosidad lo insita a quedarse y esperar los resultados de la entrevista, por lo que se vuelve a sentar donde estaba antes – Con permiso~.

[ http://darkworldcircus.forosactivos.net/t69-curriculum-de-feliciano ]
avatar
Feliciano Vargas

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 27/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.