~Currículum de Feliciano~

Ir abajo

~Currículum de Feliciano~

Mensaje  Feliciano Vargas el Lun Jun 27, 2011 10:57 pm


Nombre: Feliciano Vargas
Edad: 22 años
Nacionalidad: Italiano
Antigua Profesión: Pintor y actor de teatro
Orientación Sexual: Prefiere no declararla, pues cree que el amor se puede dar entre 2 personas, sin importar como sean estas.


Perfil físico:

Descripción general:

De contextura delgada, con algunos músculos notorios, pues no hace mucho ejercicio. Su cabello es corto y de color café, con un mechón que sobresale del lado izquierdo de su cabeza, el cual no desciende por más que lo intente, aunque no suele tocarlo. Sus ojos son del mismo color de su pelo y, si bien se ven alegres a simple vista, cuando les prestas atención, puedes notar la soledad y el dolor que hay detrás de esa radiante felicidad.
Su vestimenta más común consiste en pantalones azules, sujetos por un cinturón negro, una camisa negra y, para ocasiones formales, le agrega una corbata azul y una chaqueta/bestón, azul también. Sus zapatos son negros, al igual que sus calcetines. Sim embargo, también posee otra vestimenta, más casual, la cual es un pantalón café con la basta doblada casi hasta la rodilla, una polera blanca manga corta y sandalias negras. Además, siempre lleva consigo un collar con una cruz, la cual puede usar también de prendedor.

Peso (aproximado): 64 Kg. App.
Estatura (aproximado): 1,70 metros.
Color de piel: Su tez es clara, pero se puede notar un cierto tono bronceado cuando prestas atención
Extras: -en blanco-
Imagen:
Spoiler:
Formal


Casual

[Corresponde a “Italia del Norte” o simplemente Italia, personaje de la serie Axis Powers/World Series Hetalia, creado por Hidekaz Himaruya~ <3]

Perfil psicológico:

Descripción general:

Trata siempre de mostrarse alegre, aunque bastante torpe y puede cometer errores con facilidad, pero siempre está dispuesto a remediarlos y hacer felices a los demás, aunque el se sienta muy triste y solo en el fondo, pues aunque pueda verse muy débil, la verdad es que gasta todas sus fuerzas en mantenerse feliz y en transmitir alegría y calidez al resto. Muy pocas veces lo verás triste o enojado, pero si por esas casualidades de la vida lo llegas a notar de esa forma, el hará todo lo posible por ocultarlo y seguir adelante.
También es muy cariñoso y le gusta abrazar a quienes aprecia o a los que el cree que necesitan de alguna compañía.

Gustos:
- Abrazos cariñosos
- Las pastas
- La pintura
- Cocinar
- Actuar
- Cantar
- Divertirse
- El helado
- Las cosas tiernas
- Estar acompañado
- Gatitos~

Disgustos:
- La comida de mal sabor
- La gente que es cruel con otros por gusto
- Ejercitarse demasiado
- No poder dormir lo suficiente
- Su torpeza

Fortalezas:
- Su capacidad para mantenerse en pié a pesar de todo.
- Su alegría
- A veces tiene buena suerte(?)
- No tiene dificultad para sonreír

Debilidades:
- A ratos, tiende a rendirse
- No puede dejar su pasado atrás fácilmente
- Su torpeza puede causarle problemas y disgustos de el y de quienes le rodean
- Le es difícil sentirse fuerte cuando está solo
- Externamente, luce débil y la verdad es que es fácil aprovecharse de su amabilidad

Temores:
- La soledad
- Los espacios oscuros y vacíos
- Que lo tomen por sorpresa cuando está solo
- La muerte causada por algún accidente o enfermedad

Historia:
Spoiler:
Hijo mayor de una familia promedio italiana, vivió su infancia con su mamá, su papá, su abuelo y su hermano menor. Siempre había mostrado ser enérgico, agradable con el resto, cariñoso, alegre y amistoso, ayudando a los demás a sentirse bien e intentando sacar una sonrisa de los serios labios de su hermano. Su casa, su hogar, todo era perfecto para el; su habitación estaba llena de dibujos y pinturas que el mismo había creado desde su infancia, cada una de sus obras tenía un gran significado para el.

Curiosamente, muchas de las pinturas que yacían cerca de su cama tenían por tema a dos niños corriendo poder amplios campos. A veces aparecían tomados de las manos y otras se veían a uno temeroso detrás del otro que parecía querer escapar. Sus padres se mostraban preocupados ante aquello, pues no eran un niño y una niña, si no que dos niños, pensaban que, quizá, su hijo era… “extraño”… mas Feliciano continuó pintando y llenando su habitación de paisajes, flores, campos, mientras ocultaba en lo más profundo de sus recuerdos a su primer amor de infancia.

Y es que, a su corta edad de 6 años, el pequeño Feli había conocido a un chico rubio, de ojos azules y bastante orgulloso y miedoso, el cual vivía cerca de su casa y con el cual jugaba con frecuencia. Como ambos eran pequeños y la pureza corría en ellos, nunca llegaron a pensar que querer muchísimo a alguien de su misma condición sexual podría ser mal visto por los demás, para ellos, solo era una hermosa amistad.

Sin embargo, dos años más tarde, los padres del pequeño con el que Feliciano jugaba los descubrieron muy juntos y decidieron que, la tarde del día siguiente, se mudarían para que su hijo no se “corrompiera” ni “cometiera un error”… Aquel día y por mucho tiempo, Feli jugó solo en el amplio jardín que había en su casa en esas fechas, y si bien aquella soledad le causaba mucha tristeza, se había prometido no llorar, pues a su querido “amigo” no le gustaría verlo así y pensaba que, en cualquier momento, aquel niño volvería…

Aquel tiempo ya había pasado y la ciudad se había expandido. Ese amplio y hermoso jardín había sido vendido para que se pudiera construir una casa, tal como había pasado en otros sectores, para que la gente tuviera un techo bajo el cual vivir y cobijarse con sus seres queridos. Feliciano veía cada día por la ventana, resignado a que su hermoso campo de flores no volvería a llenarse de color y que ahora su querido amigo no sabría como encontrar la casa, que ya no tenía el amplio jardín ni el color de antes…

El tiempo corría, su sonrisa casi nunca se borraba, pues siempre tenía esperanzas de que aquel chico regresara a su vida y esperaba que, al menos, pudiera reconocerlo por aquel abrazador y brillante “sorriso”, es decir, “sonrisa” en italiano.

Pasaron los años y llegó el cumpleaños número dieciocho de su hermano menor, se dio cuenta de que el mencionado y su padre estaban hablando algo acerca de irse de la casa. Sabía como era su hermanito y que, de seguro, este se iría, lo cual le causaba mucha tristeza, pues no podía soportar la partida de otro ser querido… Pero se reconfortaba pensando que a el si podría visitarlo, aunque este le dijera que no lo hiciera.

Así lo hizo, primero tres veces por semana, pero decidió ir una vez a la semana, pues unas cuantas veces vio entrar a alguien más en el departamento de su hermano, un joven rubio que no parecía compartir nacionalidad con ellos. No le importó preguntarle si eran amigos o algo más, prefirió dejarlo como un tema en el cual no debía entrometerse, pues si eran más que amigos, de seguro sus padres comenzarían a hacer preguntas incómodas a ambos, sobre todo porque ya entendía más o menos bajo qué condiciones los padres de su amigo se lo habían llevado… Crecer es comprender ciertas cosas, como los problemas sociales que puede tener una pareja de dos personas del mismo sexo…

No le costó mucho disimular y olvidar el tema, pues su abuelo comenzó a presentar dificultades con su salud y los remedios eran muy costosos, por lo que pronto comenzaron a tener problemas para pagar la luz, el agua y sus estudios de arte, así que su madre y padre decidieron que debían trabajar y dejarlo a cargo del cuidado del anciano, el cual, por desgracia no sobrevivió más de cinco meses.

Iba en camino a visitar a su hermano para darle la trágica noticia cuando escuchó gritos de euforia salir del departamento… pensó que no sería agradable arruinar su momento y se fue de allí, sonriendo levemente mientras contenía las lágrimas, pensando “Si el puede ser feliz, entonces… Trataré de ser feliz. Se que puedo.

Así que volvió a casa y les dijo a sus padres que no había encontrado a su hermano en el departamento y que quizá este había salido a trabajar o a hacer algún trámite. Acordaron que el día siguiente sería en entierro y que el debía avisarle a su hermano… de nuevo, la misma excusa.

Esa noche, cuando sus padres salieron a una cena con el jefe de su padre y lo dejaron cuidando la casa, aprovechó la soledad para llorar…

A la semana siguiente fue a hacer su visita diaria a casa de su hermano, pero no lo encontró en el departamento. Fue a preguntarles a algunos vecinos, quienes le dijeron que hace algunos días que no lo veían. Algo en el reaccionó y decidió preguntarles sobre el rubio que antes había visto, pero varios no lo recordaban y los pocos que sabían algo de el, le dijeron que posiblemente había regresado a Inglaterra… y probablemente su hermano se había ido por el.

Volvió a casa y dejó un aviso a sus padres, se iría unos días de la casa para trabajar, prometió volver en un mes, tomar sus pertenencias y partir en busca de su hermano, que el consideraba “perdido”.

No tuvo dificultad en encontrar donde trabajar, pues sus estudios de arte le permitieron participar de muchas obras de teatro, donde siempre actuaba como la persona alegre, libre de lágrimas, pero no de dolor. También pudo vender muchas pinturas a precios módicos, lo cual era extraño, considerando que el autor seguía con vida y eso les restaba cierto valor.

El mismo pensaba que tenía demasiada suerte, que todo el dinero estaba apareciendo muy fácilmente en su vida… pero no pensaba quejarse. Es más, le dieron ganas de quedarse en Italia, después de todo, de seguro su hermano ahora estaba mejor y sus padres también necesitaban que el estuviese allí para acompañarlos, darles alegría, apoyo, cariño y algo de dinero.

Pero las malas intuiciones se fueron apoderando de el y comenzó a tener pesadillas donde estaba completamente solo y nadie podía escucharlo, donde su familia desaparecía y donde todo se volvía cenizas… y todo empeoró cuando sus padres quedaron sin empleo por diversas razones.

Un día, al terminar una actuación, dos compañeros se le acercaron y le comentaron acerca de un famoso circo en Londres, donde al parecer daban buena paga si hacías bien el trabajo. Al llegar a casa, Feliciano lo comentó a su madre y a su padre y decidieron mudarse a la capital inglesa.

Cada instante lo acercaba más a su hermano y cada noche sus pesadillas aumentaban, mas su sonrisa jamás desaparecía, tanto actuar como una persona despreocupada lo había contagiado hasta el punto en que todos los problemas parecían desaparecer dentro de su cuerpo y así nadie, aparte de el, pudiera encontrarlos.

Por desgracia, sus pesadillas se harían realidad en cierta forma, pues días antes de ir por los boletos para el viaje, su madre cayó gravemente enferma y su padre prometió quedarse para cuidarla… Ahora, más que nunca, el joven hijo mayor sabía que debía retribuir todo lo que su familia le había dado para salir adelante.

- Papá, mamá… iré yo solo a Inglaterra. Entraré al circo del cual todos mis compañeros hablar y por más miserable que sea mi trabajo o mi paga, prometo enviarles cada ganancia a ustedes, viviré solo con lo que llevo ahora… - les dijo Feliciano con un tono serio y su siempre amable sonrisa.

Ambos, madre y padre, se vieron preocupados, pero la determinación y el pesar en los ojos cafés de su querido hijo les hicieron aceptar la decisión de este.

A la semana siguiente, el joven que ya casi cumplía 22 años partía rumbo a Inglaterra, esperando con ansias entrar al circo y ¿Quién sabe? quizá podría re-encontrarse con su hermano una vez más. Tal vez al fin le contaría sobre la muerte de su abuelo, también sobre la enfermedad de su madre, quizá el también podría ayudarlo… Pero todos esos pensamientos solo eran para opacar el mal presentimiento que crecía cada vez que cerraba los ojos y se encontraba flotando solo en una inmensa mancha negra, rodeado de nada más que sus recuerdos…


Otros datos:
- El mechón que sobresale de su cabeza y que fue mencionado anteriormente, curiosamente, es una zona erógena de su cuerpo.
- Es muy difícil que su sonrisa desaparezca de su rostro, pues el cree que con ella podrá seguir adelante, ya que, en el fondo, forma parte de sus recuerdos valiosos…
- …Y si, cuando llora de tristeza, lo más probable es que también esté sonriendo.
- Su miedo a la soledad, si bien nació cuando su amigo se fue, aumentó cuando falleció su abuelo, pues ambos eran muy unidos.
- Cuando miente, suele confundir la historia, por ejemplo: Puede comenzar diciendo que encontró a una chica pelirroja ahogándose en un río y acabar diciendo que llegó tarde porque un chico rubio se le cruzó en la calle para pedirle una dirección.
- Tiene un tic verbal, el cual consiste en decir “vee~” al final de gran parte de sus oraciones. Curiosamente, al decirlo, parece relajarse.
- Cuando sonríe de verdad, tiende a cerrar los ojos por un largo tiempo y a verse muy calmado, dejando salir con total libertad el tic verbal mencionado en el punto anterior.
- Su cumpleaños es el 17 de Marzo(?)
avatar
Feliciano Vargas

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 27/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Currículum de Feliciano~

Mensaje  Nimmersatt Beelzebub el Mar Jun 28, 2011 4:58 pm

- Desde el otro lado del escritorio sólo puedes ver un par de piernas balanceándose. Efectivamente, Nimmersatt está con la espalda apoyada en el asiento y las piernas en el respaldo. Palabras simples: Está sentada de cabeza. Se le ve concentrada leyendo el curriculum - ... ... In-te-re-san-te~ ¡Me gusta tanta miseria! ¡Me gusta ver tanto dolor! - rápidamente se pone de pie y salta sobre el escritorio. Te señala con una sonrisa bajo su máscara - ¡Tienes lo que se necesita para estar aquí!... ahora... ¡¡CORRE A HACER LA ENTREVISTA!! - te empuja fuera de las oficinas -

_________________
avatar
Nimmersatt Beelzebub
Admin

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 20/05/2011

Ver perfil de usuario http://darkworldcircus.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.